Pequeños placeres

Rituales diarios y necesarios

Cada mañana al despertar me solía levantar de la cama como un cohete y comenzar mi actividad sin freno hasta el anochecer… Afortunadamente y como decía George Bernard Shaw “la juventud es una enfermedad que se cura con los años”. Para lo bueno y para lo malo… jaja… en mi caso y a pesar de las arruguillas entre otras cosas, he aprendido más de mi y soy más consciente de lo que necesito y lo que mi cuerpo me pide.

Cuando suena el despertador intento decirme algo positivo como “hoy va a ser un gran día”, sonará a tópico pero a mí me funciona!

Empiezo a moverme más pausadamente que años ha y aunque me encanta dormir  hasta el último momento, pero prefiero levantarme 15min antes e ir más tranquila. Como soy metódica por la noche ya tengo decidido lo que me voy a poner y preparado el bolso con lo que necesito por lo que no pierdo tiempo por la mañana en estos menesteres.

Al medio día, si como en casa, me pongo el pijama y me meto en la cama durante 20min, me relaja no sabéis cómo! luego me preparo un café en mi taza preferida y me pongo en marcha. Mi cuerpo me lo pide y mi mente descansa para afrontar las clases de la tarde

Ya por la noche, después de preparar la cena con mucho amor, dejo todo recogido y limpio, ya que me gusta acabar el día y no dejarlo para la mañana siguiente. Me preparo un té bien caliente, ya sea invierno o verano, cojo mi chocolate favorito y me siento en el sofa frente a la TV

Al meterme en la cama, me gustaría poder irme un ratín antes de lo que habitualmente lo hago, cojo el libro de la mesilla el libro que me esté leyendo. Cuando llevo una pagina y media leída empiezo a ver doble y… ya he caído…Si algún día veo una película de acción o se me ocurre coger el movil!!! error! duermo más inquieta….

Son estos pequeños rituales, pequeños placeres que me dan paz y tranquilidad, me hacen el día a día más agradable y más consciente de lo bien que vivimos! En mi caso son estos, cuáles son los tuyos?

¿Quieres ganar flexibilidad?

Cómo ganar flexibilidad

Buenas noticias! la flexibilidad es algo que se puede ganar con la práctica aunque también se pierde con facilidad si no se mantiene una rutina. Lo mejor es ir a clase 2 o 3 veces por semana para trabajarla bien y que te vayan corrigiendo!

Hay muchos ejercicios que te ayudan a ser más flexible y aquí te voy a enseñar 3.

Lo primero de todo es calentar bien la musculatura, para ello puedes ir a caminar con garbo o correr en un parque cercano durante 10 o 15min. Mi recomendación es comenzar caminando hasta el parque y empezar a correr suavemente durante 2 ó 3 min, luego vuelves a caminar durante otros 2 ó 3 min, así sucesivamente.

Una vez caliente busca una barandilla o un muro que no sea muy alto.

Colócate a 1m aproximadamente del muro y separa tus pies, flexionando las piernas y apoyando tus manos en el muro, de manera que tu espalda esté perpendicular a tus piernas. En la foto el muro no tiene mucha altura, un poco más alto será mejor.

El ejercicio sería:

  1. Mantén las rodillas dobladas. Inspira y redondea la espalda como un gato, espira y arquéala, como en la foto. Despacio repítelo unas 8 veces.
  2. A continuación, estira una pierna, dejando que la cadera se acerque al suelo, mantén esa posición durante 5 segundos y cambia las piernas. Repite unas 8 veces.
  3. Y para finalizar, estira las 2 piernas a la vez, manteniendo la espalda recta a la vez que inspiro y espirando aguanta la posición durante 5 segundos. Vuelve a doblar 2 piernas y repite el ejercicio unas 8 veces.

Siguente ejercicio.

Pon un pie sobre el muro y rota la pierna hacia el exterior de tu cuerpo.

  1. Levanta tus brazos y colócalos al lado de tus orejas.
  2. Inspira e inclina la espalda recta hacia tu pie en 4 segundos
  3. Espira y aléjate de tu pierna para volver a posición incial en otros 4 segundos.
  4. Repite este ejercicio unas 8 veces

3er ejercicio:

Vas a hacer el mismo ejercicio pero en vez de poner la pierna en frente de ti, la vas a colocar de lado. Para ello, vas a dejar el pie sobre el muro dejando la pierna donde está y te vas a girar de pefil al muro .

  1. Levanta tus brazos y colócalos al lado de tus orejas
  2. Inspira y lleva tu cuerpo en flexión lateral hacia el pie que tienes apoyado en el muro.
  3. Al espirar vuelve a tu posición inicial.
  4. Repite este ejercicio unas 8 veces.

Si estos ejercicios te han gustado, no dudes en venir a clase asiduamente, combinados con otros que hacemos en cada sesión hacen que ganes mucha flexibilidad en pocos meses.